Mi carrera de desarrollador de software: el perfil de gestor

Gestor de proyectosPara terminar con la mini-serie de artículos sobre orientación profesional del desarrollador de software trataré con algo más de detalle las peculiaridades del perfil de gestión en desarrollo de proyectos de software. ¿Es éste tu objetivo profesional? ¿Te estás dedicando ya a ello?

Si has leído el primer post de esta mini-serie es probable que hayas decidido que tu orientación profesional debería enfocarse a la rama de gestión. Esta rama puede aportarte, sin lugar a dudas, grandes satisfacciones, sobre todo si no son las cuestiones puramente técnicas las que más te atraen de este trabajo. Igualmente esta rama te puede aportar muchos quebraderos de cabeza.

Para afrontar con éxito la carrera de gestión de software necesitarás una fase previa de preparación:

  • Paso obligatorio es contar con experiencia en desarrollo como técnico antes de ejercer como gestor. Sólo así sabrás de primera mano cómo funcionan las tripas de la profesión, qué problemas pueden aparecer, la experiencia te enseñará a estimar y te ayudará a planificar, etc.
  • Como ya he mencionado anteriormente en anteriores posts, durante esa fase previa a la gestión ejerciendo como técnico, intenta tocar todos los palos posibles y consigue un perfil técnico horizontal: no sólo lenguajes y herramientas de desarrollo, también gestores de BB.DD., servidores web y de aplicaciones, etc. pero sin profundizar demasiado en ninguna de estas tecnologías. Lo que después te servirá es tener una base firme y visión general.
  • Procura ser bueno en tu trabajo pero evita hacerte imprescindible. Si te haces imprescindible por ser el único que posee alguna aptitud técnica te quedarás anclado y no progresarás. Comparte tu trabajo, tus conocimientos, y documenta lo que hagas, y evitarás esa situación.

Esta fase previa de toma de experiencia debería durar entre unos 5 y 10 años, dependiendo del caso. Al final de esta fase será muy conveniente cuidar tu formación orientándola a la gestión:

  • Fórmate en software de gestión de proyectos. Los diagramas de Gantt se convertirán en una herramienta fundamental. Microsoft Project es un clásico en este campo. Herramientas de gestión de proyectos como Redmine (entre otras) también son muy recomendables.
  • En algunos sitios son muy valoradas las certificaciones en gestión de proyectos. Una certificación PMP puede dar mucho peso a tu CV y abrirte muchas puertas, además de convertirte en un solicitado profesional. También una certificación PRINCE2 te puede resultar muy útil si piensas desarrollar tu carrera en Reino Unido.

Así mismo, también es importante contar con una serie de aptitudes que si no son tu fuerte puedes tratar de mejorar durante esta fase previa:

  • Es fundamental contar con dotes de liderazgo. Debes conseguir que el equipo te respete, y debes tratar de transmitir al equipo empuje, ganas y motivación.
  • Como líder debes mostrar interés en entender a los miembros del equipo; cada uno tiene situaciones, inquietudes y objetivos muy diferentes y sólo así podrás conducirles adecuadamente para lograr el éxito del proyecto.
  • Es muy importante que seas ordenado y metódico. La gestión de un proyecto no puede ser un caos o estará abocado irremediablemente al fracaso, y el origen de ese orden debe partir de raíz del gestor del proyecto.
  • Es importante que seas un buen orador. Hablar en público no debe ser ningún problema. Si no es éste tu fuerte, existen técnicas para desarrollarlo.
  • Siempre debes mostrar seguridad. Si te muestras inseguro no conseguirás el adecuado respecto ni de los miembros del equipo ni de tus jefes o clientes. Es natural que sientas inseguridades, pero te las debes quedar para ti.
  • Desarrollar la capacidad de negociación se debe convertir en unos de tus principales objetivos. Convencer, persuadir, involucrar e integrar al personal será fundamental.
  • Al igual que en el caso del gurú técnico, es importante conseguir y mantener una buena red de relaciones profesionales. Herramientas como LinkedIn o Xing pueden ayudar mucho en esta tarea.

En definitiva, esta orientación profesional requiere de una preparación y experiencia previas más larga que la carrera puramente técnica, así como contar con una serie de aptitudes personales que si no son tu fuerte sí que puedes cultivar.

Y hasta aquí la mini-serie de artículos sobre orientación profesional del desarrollador de software. Espero haber servido de ayuda a los compañeros que empiezan o a los que se sienten un poco perdidos.

Anuncios

Mi carrera de desarrollador de software: el perfil de gurú técnico

Gurú técnicoEn mi anterior post hablaba sobre cómo enfocar la carrera de desarrollador de software en torno a dos vertientes: el gurú técnico o perfil vertical, y el gestor o perfil horizontal. Si te ves más identificado con el perfil vertical continúa leyendo pues a continuación pretendo desgranar las características, pros y contras de ejercer como gurú.

Ya has decidido tu opción profesional dentro de la carrera de desarrollador de software, y crees que encajas como un gurú técnico. Hay que reconocer que resulta ciertamente atractivo: algunos de estos gurús son incluso famosos, con gran cantidad de seguidores ¡casi parecen estrellas del rock o del celuloide!
Si es así tendrás una serie de características propias de dicho perfil que van a condicionar el desarrollo de tu carrera, y te van a aportar ciertas ventajas y desventajas en el mundo laboral. Pues bien, ¿qué tendrás que exigirte a ti mismo para llevar a buen término tu carrera? Veámoslo:

  • Necesitarás reciclarte continuamente, estar al día de las novedades y “en la cresta de la ola” de todo lo que acontezca relacionado con tu especialidad.
  • Será fundamental y completamente necesario mantener un blog donde puedas dar fe de tus aptitudes, a modo de escaparate de tus capacidades. Tienes que venderte y ¿qué mejor que un escaparate para vender los artículos de tu tienda?
  • Además del blog, te será mucho más que conveniente participar activamente en portales, foros, etc. relacionados con tu especialidad. Debes darte a conocer.
  • Deberás dedicar regularmente parte de tu tiempo a “moverte por el mundillo” para  conseguir y mantener una red de contactos profesionales. Asiste a encuentros, charlas, conferencias, etc.

Si esto es lo tuyo, seguramente te sientas cómodo y feliz, pero deberás estar atento y alerta a una serie de peligros derivados de la esclavitud tecnológica. Ser un experto en una tecnología implica dedicar grandes esfuerzos a ella, y prácticamente el 100% de tu tiempo o casi. Esto tiene consecuencias:

  • Tu perfil puede quedarse flojo en otros ámbitos, y puedes tener dificultad para sacar adelante trabajos diferentes a los que estás habituado. Esto sin duda puede cerrarte alguna puerta o restarte libertad de actuación.
  • Tendrás una dependencia o bien de un proveedor o fabricante, o bien de modas. Puede que tu rama sea muy demandada y un día de repente puede dejar de serlo, o dejar de ser una vertiente estratégica para el fabricante.
  • A largo plazo puede que algún día te aburras de trabajar siempre con el mismo tema y lo que un día fue tu pasión se puede convertir en tu hastío.

Como defensa de estos peligros lo mejor será saber cuándo es el momento de cambiar de rumbo o especialidad y estar atento a los movimientos y tendencias del mercado para pivotar a tiempo. Siempre será mejor un pequeño viraje en la dirección correcta que un contraproducente empecinamiento hacia el lugar equivocado.

Como conclusión, trabajar en lo que te gusta es un lujo del que no mucha gente puede disponer, pero como todo, no hay nada perfecto y siempre debemos estar alerta a lo que ocurre a nuestro alrededor. Las ventajas están claras. ¿Se te ocurren otros peligros y formas de defensa? Si es así, agradezco tus comentarios.

Mi carrera de desarrollador de software: ¿hacia dónde la enfoco?

Futuro profesionalEn la evolución profesional de todo desarrollador de software se presentan múltiples disyuntivas; ya incluso antes de poder considerarse como tal, una primera duda podría ser orientar la carrera a técnico de sistemas o a desarrollo de software, y una vez elegido el camino del soft se siguen encadenando múltiples decisiones a tomar y posibles caminos a seguir. Hurguemos en la especialización: ¿hacia dónde enfoco mi desarrollo profesional, me convierto en un gurú de una tecnología (especialización vertical) o en un profesional multidisciplinar (especialización horizontal)?

Esta pregunta se la debe haber planteado todo profesional del desarrollo de software con una mínima conciencia de sí mismo y de su situación, y como en todo, no existe una respuesta única y válida para todo el mundo. Si estás empezando o llevas poco tiempo en este mundillo, o simplemente te encuentras un poco perdido, puedo plantearte una serie de preguntas de fácil respuesta que te servirán para orientarte.

Antes de continuar, dejar claro que nada de lo que pueda decir a continuación es 100% tajante y/o cierto para todos los casos, aunque sí puede ser una buena aproximación.

  • Pregunta 1: ¿tienes claro cuál es tu objetivo profesional?

Esto es fundamental. Si no tienes esto claro, lo único que te quedará es navegar en un mar revuelto a donde te lleve el viento, que con suerte puede ser un buen destino o el peor de ellos. Si es éste tu caso, ya va siendo hora de que cojas las riendas de tu carrera y la dirijas a ese punto que te interesa, sin que nada te distraiga de ello.

Básicamente existen 2 posibles evoluciones profesionales para un desarrollador que están íntimamente ligadas a tu objetivo: la vertiente técnica y la de gestión.

Si tu objetivo es ser un gran técnico, especialízate en una tecnología en particular, conviértete en el gurú de esa tecnología y siempre intenta evitar distracciones de otras tecnologías.

Si quieres ser un buen gestor y/o terminar montando tu propia empresa, intenta tocar todos los palos, cuantos más mejor, pero no profundices demasiado. De esta forma conseguirás una visión global que te permitirá gestionar más eficientemente equipos con miembros especializados en diferentes tecnologías.

  • Pregunta 2: ¿eres un apasionado de la informática y tecnología o estás aquí porque es una buena salida profesional?

Para muchos el desarrollo de software es algo más que su trabajo, es su hobby, su pasión. Disfrutan trabajando. Si es éste tu caso te interesará más especializarte en una tecnología, la que más te apasione, pues si terminas haciendo gestión dejarás de disfrutar trabajando. Además, si imprimes tu pasión en lo que haces conseguirás grandes logros.

Si elegiste la informática por sus perspectivas profesionales no pierdas el tiempo convirtiéndote en el gurú técnico que realmente no quieres ser. Opta por una especialización horizontal.

  • Pregunta 3: ¿prefieres interactuar con máquinas o con personas?

A lo largo del día tenemos que interactuar tanto con máquinas como con personas: el ordenador o el teléfono, y tus compañeros o el conductor del autobús. Sin embargo, a largo plazo, para dedicar horas, debes saber cuál es tu preferencia.

Si te gusta más la interacción con la máquina te conviene más optar por especializarte en una vertiente técnica.

Un gestor sin embargo necesitará dedicar más tiempo a tratar con personas. Si es éste tu caso, opta por una especialización horizontal.

  • Pregunta 4: ¿tienes las aptitudes necesarias para ser un buen técnico o un buen gestor?

Es importante considerar esto porque no todo el mundo dispone de los “skills” necesarios para cualquier cosa. Yo mismo desde muy temprana edad ya sabía que no podría ser un gran deportista.

Un buen técnico debe tener capacidad de abstracción, una mentalidad analítica y pragmática, y saber enfocarse a la resolución de problemas. Además debe estar dispuesto a reciclar sus conocimientos constante y rápidamente ya que la tecnología evoluciona a una velocidad vertiginosa. ¿Encajas tú aquí? Si es así, elige una tecnología y céntrate en ella.

Un buen gestor debe ser ordenado y metódico o de lo contrario trasmitirá el caos a su equipo, debe tener capacidad de planificación, que sepa ver el bosque en lugar de los árboles, disponer de buenas aptitudes comunicativas, ser capaz de transmitir y tener carisma de líder. Si te ves mejor aquí, no dediques tiempo a convertirte en gurú de una tecnología en concreto.

Aunque no sea lo más habitual, es posible que te guste la tecnología y el trato con personas al mismo tiempo, y es posible que tengas aptitudes como buen técnico y como buen gestor. En este caso mi recomendación sería elegir basándote en qué opción encaja más en tu estilo de vida. Aquí ya entraríamos en aspectos más personales en los que no pretendo entrar. Lo que sí te recomiendo si fuera este tu caso es que no te quedes en tierra de nadie pues difícilmente podrás llegar a ser un gran gestor y un gran técnico al mismo tiempo.

Bien, si ya tienes claro cuál es tu objetivo, ponte manos a la obra. Hazte un plan de carrera y no dejes que los demás lo hagan por ti, ni te dejes llevar por las corrientes azarosas. Establece hitos, metas, metas volantes, y ve a por ello bien focalizado, sin que nada te desvíe. ¡Ah! ¡Y suerte!

Seguramente se quede en el tintero alguna cuestión más que debería ser planteada. Si así lo crees, te invito a que lo hagas constar en un comentario.