Mi carrera de desarrollador de software: el perfil de gestor

Gestor de proyectosPara terminar con la mini-serie de artículos sobre orientación profesional del desarrollador de software trataré con algo más de detalle las peculiaridades del perfil de gestión en desarrollo de proyectos de software. ¿Es éste tu objetivo profesional? ¿Te estás dedicando ya a ello?

Si has leído el primer post de esta mini-serie es probable que hayas decidido que tu orientación profesional debería enfocarse a la rama de gestión. Esta rama puede aportarte, sin lugar a dudas, grandes satisfacciones, sobre todo si no son las cuestiones puramente técnicas las que más te atraen de este trabajo. Igualmente esta rama te puede aportar muchos quebraderos de cabeza.

Para afrontar con éxito la carrera de gestión de software necesitarás una fase previa de preparación:

  • Paso obligatorio es contar con experiencia en desarrollo como técnico antes de ejercer como gestor. Sólo así sabrás de primera mano cómo funcionan las tripas de la profesión, qué problemas pueden aparecer, la experiencia te enseñará a estimar y te ayudará a planificar, etc.
  • Como ya he mencionado anteriormente en anteriores posts, durante esa fase previa a la gestión ejerciendo como técnico, intenta tocar todos los palos posibles y consigue un perfil técnico horizontal: no sólo lenguajes y herramientas de desarrollo, también gestores de BB.DD., servidores web y de aplicaciones, etc. pero sin profundizar demasiado en ninguna de estas tecnologías. Lo que después te servirá es tener una base firme y visión general.
  • Procura ser bueno en tu trabajo pero evita hacerte imprescindible. Si te haces imprescindible por ser el único que posee alguna aptitud técnica te quedarás anclado y no progresarás. Comparte tu trabajo, tus conocimientos, y documenta lo que hagas, y evitarás esa situación.

Esta fase previa de toma de experiencia debería durar entre unos 5 y 10 años, dependiendo del caso. Al final de esta fase será muy conveniente cuidar tu formación orientándola a la gestión:

  • Fórmate en software de gestión de proyectos. Los diagramas de Gantt se convertirán en una herramienta fundamental. Microsoft Project es un clásico en este campo. Herramientas de gestión de proyectos como Redmine (entre otras) también son muy recomendables.
  • En algunos sitios son muy valoradas las certificaciones en gestión de proyectos. Una certificación PMP puede dar mucho peso a tu CV y abrirte muchas puertas, además de convertirte en un solicitado profesional. También una certificación PRINCE2 te puede resultar muy útil si piensas desarrollar tu carrera en Reino Unido.

Así mismo, también es importante contar con una serie de aptitudes que si no son tu fuerte puedes tratar de mejorar durante esta fase previa:

  • Es fundamental contar con dotes de liderazgo. Debes conseguir que el equipo te respete, y debes tratar de transmitir al equipo empuje, ganas y motivación.
  • Como líder debes mostrar interés en entender a los miembros del equipo; cada uno tiene situaciones, inquietudes y objetivos muy diferentes y sólo así podrás conducirles adecuadamente para lograr el éxito del proyecto.
  • Es muy importante que seas ordenado y metódico. La gestión de un proyecto no puede ser un caos o estará abocado irremediablemente al fracaso, y el origen de ese orden debe partir de raíz del gestor del proyecto.
  • Es importante que seas un buen orador. Hablar en público no debe ser ningún problema. Si no es éste tu fuerte, existen técnicas para desarrollarlo.
  • Siempre debes mostrar seguridad. Si te muestras inseguro no conseguirás el adecuado respecto ni de los miembros del equipo ni de tus jefes o clientes. Es natural que sientas inseguridades, pero te las debes quedar para ti.
  • Desarrollar la capacidad de negociación se debe convertir en unos de tus principales objetivos. Convencer, persuadir, involucrar e integrar al personal será fundamental.
  • Al igual que en el caso del gurú técnico, es importante conseguir y mantener una buena red de relaciones profesionales. Herramientas como LinkedIn o Xing pueden ayudar mucho en esta tarea.

En definitiva, esta orientación profesional requiere de una preparación y experiencia previas más larga que la carrera puramente técnica, así como contar con una serie de aptitudes personales que si no son tu fuerte sí que puedes cultivar.

Y hasta aquí la mini-serie de artículos sobre orientación profesional del desarrollador de software. Espero haber servido de ayuda a los compañeros que empiezan o a los que se sienten un poco perdidos.

Anuncios