Mi carrera de desarrollador de software: el perfil de gurú técnico

Gurú técnicoEn mi anterior post hablaba sobre cómo enfocar la carrera de desarrollador de software en torno a dos vertientes: el gurú técnico o perfil vertical, y el gestor o perfil horizontal. Si te ves más identificado con el perfil vertical continúa leyendo pues a continuación pretendo desgranar las características, pros y contras de ejercer como gurú.

Ya has decidido tu opción profesional dentro de la carrera de desarrollador de software, y crees que encajas como un gurú técnico. Hay que reconocer que resulta ciertamente atractivo: algunos de estos gurús son incluso famosos, con gran cantidad de seguidores ¡casi parecen estrellas del rock o del celuloide!
Si es así tendrás una serie de características propias de dicho perfil que van a condicionar el desarrollo de tu carrera, y te van a aportar ciertas ventajas y desventajas en el mundo laboral. Pues bien, ¿qué tendrás que exigirte a ti mismo para llevar a buen término tu carrera? Veámoslo:

  • Necesitarás reciclarte continuamente, estar al día de las novedades y “en la cresta de la ola” de todo lo que acontezca relacionado con tu especialidad.
  • Será fundamental y completamente necesario mantener un blog donde puedas dar fe de tus aptitudes, a modo de escaparate de tus capacidades. Tienes que venderte y ¿qué mejor que un escaparate para vender los artículos de tu tienda?
  • Además del blog, te será mucho más que conveniente participar activamente en portales, foros, etc. relacionados con tu especialidad. Debes darte a conocer.
  • Deberás dedicar regularmente parte de tu tiempo a “moverte por el mundillo” para  conseguir y mantener una red de contactos profesionales. Asiste a encuentros, charlas, conferencias, etc.

Si esto es lo tuyo, seguramente te sientas cómodo y feliz, pero deberás estar atento y alerta a una serie de peligros derivados de la esclavitud tecnológica. Ser un experto en una tecnología implica dedicar grandes esfuerzos a ella, y prácticamente el 100% de tu tiempo o casi. Esto tiene consecuencias:

  • Tu perfil puede quedarse flojo en otros ámbitos, y puedes tener dificultad para sacar adelante trabajos diferentes a los que estás habituado. Esto sin duda puede cerrarte alguna puerta o restarte libertad de actuación.
  • Tendrás una dependencia o bien de un proveedor o fabricante, o bien de modas. Puede que tu rama sea muy demandada y un día de repente puede dejar de serlo, o dejar de ser una vertiente estratégica para el fabricante.
  • A largo plazo puede que algún día te aburras de trabajar siempre con el mismo tema y lo que un día fue tu pasión se puede convertir en tu hastío.

Como defensa de estos peligros lo mejor será saber cuándo es el momento de cambiar de rumbo o especialidad y estar atento a los movimientos y tendencias del mercado para pivotar a tiempo. Siempre será mejor un pequeño viraje en la dirección correcta que un contraproducente empecinamiento hacia el lugar equivocado.

Como conclusión, trabajar en lo que te gusta es un lujo del que no mucha gente puede disponer, pero como todo, no hay nada perfecto y siempre debemos estar alerta a lo que ocurre a nuestro alrededor. Las ventajas están claras. ¿Se te ocurren otros peligros y formas de defensa? Si es así, agradezco tus comentarios.

Anuncios